Resumen ejemplo 1

Resumen ejemplo 1. Vamos a resumir el siguiente texto siguiendo los pasos indicados en un artículo anterior.

Paso 1: Lectura

En primer lugar, una lectura atenta y silenciosa. O dos, o las que hagan falta para comprender bien el texto.

 

RESUMEN EJEMPLO: «MENDIGOS»

Algunos Ayuntamientos españoles aplican una medida para acabar con la mendicidad, que consiste en imponer una multa de varios cientos de euros a quienes la practican. La sanción puede llegar a los 500 del ala.

Yo creo que es una decisión muy adecuada, porque los mendigos no respetan lo suficiente a los demás ciudadanos. Nos agobian.

En la plaza donde vivo anidan unos cuantos tipos de esta clase. Y los madrileños sencillos nos vemos molestados por ellos con demasiada frecuencia. Van sucios y a veces mienten, porque dicen que es para comer y se lo gastan en tetrabriks de vino malo cuyos envases no siempre colocan en las papeleras cuando están vacíos.

Pero esa justa y caritativa medida plantea algunos inconvenientes. Al parecer, los mendigos no tienen un domicilio fijo al que hacer llegar la notificación de la multa. No hay una manera segura de obligarles a hacer frente al castigo. Y ellos, con astucia, no suelen llevar en efectivo el dinero suficiente para afrontar su responsabilidad. Acumulan multas sin pagar como muchos conductores pillados a 200 por hora en una autopista.

Por eso, seguramente, algunos consistorios (¡necesitaba escribir esa palabra alguna vez!) están dando marcha atrás. El Ayuntamiento de Barcelona entre otros. Si los alcaldes que han intentado erradicar así la mendicidad leyeran algo de historia sabrían que el propio marqués de Tamarón, que fue gobernador franquista de Madrid en 1941, tuvo que dejar de multar a los cojos y maltrechos supervivientes del Ejército republicano, que pedían de comer por la calle, por esa razón, porque no pagaban.

Pero hay que pensar alguna alternativa. Es intolerable que haya tanta gente exhibiendo la miseria con semejante impudicia.

Sucios, borrachos y malos pagadores.

                                                                                          Jorge M. Reverte, El País

Paso 2: Subrayado 

Una vez leído, el asunto (¿de qué o de quién habla?) está claro por el título y la mención en cada párrafo de dicha palabra o su derivado: los mendigos / la mendicidad. Ambos sustantivos aparecen en los siete párrafos, lo que contribuye a la coherencia textual. En cinco párrafos están presentes uno u otro término de modo directo y en otros a través de la elipsis: en el tercero, al decir «van sucios» queda como sujeto omitido «los mendigos»,  y en el último párrafo, que consta únicamente de cinco palabras (queda como un enunciado no oracional formado por tres adjetivos, pero se lo transformamos en una oración sería fácil detectar el sujeto: «Los mendigos son sucios, borrachos y malos pagadores»). 

En una segunda o tercera lectura vamos párrafo a párrafo, oración a oración, preguntándonos específicamente de qué trata y qué dice de aquello que trata. 

Algunos ayuntamientos españoles aplican una medida para acabar con la mendicidad, que consiste en imponer una multa de varios cientos de euros a quienes la practican. La sanción puede llegar a los 500 del ala.

Yo creo que es una decisión muy adecuada, porque los mendigos no respetan lo suficiente a los demás ciudadanos. Nos agobian.

En la plaza donde vivo anidan unos cuantos tipos de esta clase. Y los madrileños sencillos nos vemos molestados por ellos con demasiada frecuencia. Van sucios y a veces mienten, porque dicen que es para comer y se lo gastan en tetrabriks de vino malo cuyos envases no siempre colocan en las papeleras cuando están vacíos.

Pero esa justa y caritativa medida plantea algunos inconvenientes. Al parecer, los mendigos no tienen un domicilio fijo al que hacer llegar la notificación de la multa. No hay una manera segura de obligarles a hacer frente al castigo. Y ellos, con astucia, no suelen llevar en efectivo el dinero suficiente para afrontar su responsabilidad. Acumulan multas sin pagar como muchos conductores pillados a 200 por hora en una autopista.

Por eso, seguramente, algunos consistorios (¡necesitaba escribir esa palabra alguna vez!) están dando marcha atrás. El Ayuntamiento de Barcelona entre otros. Si los alcaldes que han intentado erradicar así la mendicidad leyeran algo de historia sabrían que el propio marqués de Tamarón, que fue gobernador franquista de Madrid en 1941, tuvo que dejar de multar a los cojos y maltrechos supervivientes del Ejército republicano, que pedían de comer por la calle, por esa razón, porque no pagaban.

Pero hay que pensar alguna alternativa. Es intolerable que haya tanta gente exhibiendo la miseria con semejante impudicia.

Sucios, borrachos y malos pagadores.

 

Paso 3: Esquematización de las ideas

A continuación, corresponde realizar en este resumen ejemplo, el esquema de contenidos. En él las ideas pueden simplemente quedar al margen del texto, o bien, que es lo mejor, se formulan en un esquema en tu cuaderno o debajo del texto. 

Recuerda que en el esquema de contenidos o estructura interna hay que formular de modo sintético las ideas esenciales. Usaremos dos estructuras básicas:

    • sujeto + verbo + complementos (enunciado oracional)
    • sustantivo + complemento del nombre  (este puede ser uno solo o más de uno)

Esquema de contenidos 1

Párrafo 1: Varios Ayuntamientos españoles multan a los mendigos

Párrafo 2: Opinión negativa del autor sobre los mendigos.  Falta de respeto y agobio a los ciudadanos.

Párrafo 3: Los mendigos molestan, van sucios y son borrachos.

Párrafo 4: Inconvenientes de la sanción: no tienen domicilio fijo,  no tienen dinero. 

Párrafo 5: Algunos Ayuntamientos están dando marcha atrás. Ejemplo similar durante el franquismo.

Párrafo 6: Necesidad de tomar alguna medida para erradicar la mendicidad.

Párrafo 7: Insistencia en los aspectos de los mendigos: suciedad, alcoholismo, pobreza.

Esquema de contenido 2:

Introducción, desarrollo, conclusión

  1. Algunos Ayuntamientos multan a los mendigos (párrafo 1)
  2. Opinión favorable del autor hacia esa medida (párrafos 2 y 3).
    1.  Justificación: falta de respeto y molestias hacia los ciudadanos.
    2. Ejemplo de experiencia personal: van sucios, mienten y se emborrachan.
  3. Inconvenientes de la medida (párrafos 4 y 5):
    1. Los mendigos no suelen tener un domicilio fijo ni dinero.
    2. Consecuencia: Algunos Ayuntamientos no aplican sanciones.
  4. Se ha de buscar alguna solución para erradicar la mendicidad (6 y 7).
    1. Insistencia en la necesidad de eliminar la mendicidad: suciedad, alcoholismo, incumplen las multas.

 

Paso 4: REDACCIÓN DEL RESUMEN

A partir del subrayado y el esquema (anotaciones al margen, como en estructura o esquema 1, o de modo formal en un folio u hoja, como en estructura o esquema 2), se redacta el resumen. Para ellos hay que tener en cuenta los consejos que ya tratamos en otro artículo: contenido relevante, brevedad, claridad, precisión, orden, buena cohesión, lenguaje propio, objetividad.

Por último, en este resumen ejemplo aplicamos esos consejos y evitamos los errores comentados en el artículo anterior, de modo que ya estamos en condiciones de redactar el resumen. Este quedaría así (es una posibilidad):

resumen ejemplo 1

¿Por qué es un buen resumen?

Porque cumple con las siguientes características:

  • No hay información accesoria, secundaria, anecdótica o superficial.
  • Es claro, concreto, preciso (sin generalidades ni vaguedades) y coherente.
  • Tiene una extensión adecuada (aproximadamente, entre una tercera  y cuarta parte del texto original).
  • Utiliza un lenguaje propio (no es literal, no copia del texto frases sino que reelabora personalmente).
  • Redacta de modo objetivo (sin juicios valorativos), en 3ª persona y (preferiblemente) en presente.
  • Existe un único párrafo en oraciones (tres como mínimo) bien cohesionadas (aparece algún conector o nexo como porque, aunque, ahora bien). 
  • Las oraciones son enunciativas (no exclamativas ni interrogativas directas o indirectas, o sea, no se usa cómo, qué, dónde…) y su extensión es adecuada (ni muy largas con más de cuatro verbos o cinco verbos).
  • En definitiva, demuestra que ha comprendido el texto y alguien que no haya leído el original capta lo esencial.

Próximamente: nuevo resumen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.