Cuentos para dormir

CUENTOS PARA DORMIR

Esta nueva sección, Cuentos para dormir, la iniciamos con una historia que nos hace reflexionar sobre qué es la buena o la mala suerte, o cómo sabemos que lo que nos pasa es bueno o malo, por una parte; por otra, nos lleva a preguntarnos: ¿por qué estamos continuamente juzgando la vida? 

Antología de cuentos cortos (número 1)

EL HOMBRE Y SU CABALLO

En un pueblo un labriego vivía en una humilde casa con su hijo. Para las labores agrícolas tenía un caballo, que le era muy valioso, pues, entre otras cosas, podía cargar y transportar los productos de la cosecha. Tanto el padre como el hijo lo querían mucho. Un día, el caballo saltó el vallado y se escapó.

Un vecino lo vio y corrió a la casa donde vivía el hombre y su hijo. Les dijo: «Vuestro caballo se ha escapado. ¿Qué harás ahora para trabajar las tierras sin él? ¡Qué mala suerte! ¡Vaya desgracia!».

El hombre lo miró y habló:
-¿Estás seguro de que ha sido mala suerte?

Al cabo de no mucho tiempo, el caballo volvió y venía con cinco caballos salvajes a los que se había unido.

El vecino llegó hasta su casa y le dijo:

-¡Qué buena suerte has tenido!

Pero el hombre lo miró y le dijo lo mismo que la vez anterior:

-¿Estás seguro de que ha sido mala suerte?


Cuando pasó un mes, el hijo se propuso domar a uno de aquellos caballos salvajes. Se montó encima pero al instante el caballo lo tiró al suelo y el muchacho se rompió una pierna.  

De nuevo el vecino se acercó y le dijo al hombre:

-¡Qué mala suerte has tenido! Ahora tu hijo no podrá ayudarte en las tareas del campo y te costará mucho hacer tú solo.

El hombre, impasible, contestó:

-¿Estás seguro de que ha sido mala suerte?

Al poco estalló la guerra en el país, de manera que el ejército comenzó a ir pueblo por pueblo para reclutar a los jóvenes, que irían a la guerra. Se llevaron al hijo del vecino, que estaba sano y fuerte. Sin embargo, al hijo de nuestro hombre lo dejaron en su casa porque no podía caminar. Nuevamente, el vecino se acercó y dijo:

-Se han llevado a mi hijo los soldados y al tuyo lo dejaron aquí por su pierna rota. !Qué buena suerte has tenido!

El hombre lo miró y le dijo:

-¿Estás seguro…de que ha sido buena suerte?

Conclusión: ¿Aún vas a seguir juzgando la vida?

Cuento número 2

INICIO / TIENDA LIBROS

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.