Comentario de texto (Selectividad)

Práctica 2 del comentario de texto  (para Bachillerato, Selectividad, acceso a la Universidad mayores de 25, 40 y 45 años).  Práctica 1 

LA ORTOGRAFÍA ES EL TERMÓMETRO

Quien tiene un problema de ortografía no sufre solamente ese problema. Los errores con la puntuación o las letras van siempre asociados a una deficiente expresión sintáctica y a un vocabulario pobre. La ortografía es el mercurio que sirve para señalar la fiebre. Se podrán abolir las haches y las tildes, como propuso García Márquez, pero no por romper el termómetro bajará la temperatura.

Las personas acostumbradas a leer buenos libros y buenos periódicos no suelen cometer faltas cuando escriben, porque su memoria inconsciente ha ido almacenando las palabras exactas y ha deducido las relaciones gramaticales que mantienen entre sí. Y cuando las necesiten para expresar una idea, brotarán casi sin esfuerzo.

Frente a eso, las faltas involuntarias afloran en quienes no quisieron o no pudieron recibir una enseñanza de calidad y no han enriquecido luego su pensamiento con las cuidadas lecturas que conducen siempre a cuidadas reflexiones…

Hoy en día salimos a la plaza pública más con la palabra escrita que con la expresión oral. Redactamos mensajes de WhatsApp, de correo, escribimos en Twitter… Y paseamos por esa calle de multitudes vestidos solamente con nuestra ortografía y nuestra sintaxis. Así nos mostramos a los demás, que se formarán una opinión al respecto del mismo modo que se establece una impresión general ante quien lleva siempre lamparones en el traje.

En definitiva, la ortografía es sobre todo un indicio. Se supone que quien escribe con corrección ha leído y ha incorporado a su pensamiento una estructura gramatical que le permite ordenar mejor las ideas y analizar con más competencia tanto lo que oye como lo que piensa. La buena ortografía ayuda además a relacionar unos vocablos con otros (y también a distinguir unos conceptos de otros).

Por el contrario, cabe suponer que quien comete faltas de ortografía no dispone de esas herramientas; que tal vez disfrute así de menor capacidad para la argumentación y la seducción, y que probablemente sea, por todo ello, una persona más manipulable.

Álex Grijelmo, El País

COMENTARIO DE TEXTO 2 (basado en prueba de Selectividad Castilla y León, junio 2019, opción B)

Resumen

Las personas que cometen faltas de ortografía suelen expresarse con una sintaxis y un léxico pobre.  Por el contrario, los lectores de buenos libros y prensa de calidad se expresan bien de modo casi natural y su pensamiento es más rico. Actualmente, es más decisiva la expresión escrita que la oral en la opinión que los demás se forman de nosotros. Por ello, la buena o mala ortografía es un indicador de nuestra competencia en la comprensión y expresión del pensamiento. Una persona con muchas faltas significa que tiene menos capacidad crítica y está más expuesta a la manipulación.

Asunto (o tema general)

La importancia de la ortografía.

Tema o idea central

La buena o mala ortografía revela ante los demás nuestro nivel de comprensión y expresión del pensamiento.

Tesis

La ortografía es el indicador que refleja nuestra competencia a la hora de expresarnos, comprender y desarrollar un pensamiento rico y crítico.

[Atención: Tema o idea central y tesis  en un texto expositivo-argumentativo suelen coincidir; tema en el sentido de asunto es más breve (aquello de lo que se habla)]

Argumentos

Los argumentos en los que se basa el autor son de tipo racional, concretamente se fundamentan en una relación de causalidad (causa-efecto) y también en la analogía (o comparación):

  • Los errores ortográficos se relacionan con una pobreza sintáctica y léxica (argumento causa-efecto).
  • Las lectores de libros y periódicos de calidad no suelen cometer faltas porque de modo natural su memoria ha registrado las palabras exactas y las relaciones gramaticales, lo que da como resultado que aflore un pensamiento rico  de modo casi automático (argumento causa-efecto).
  • La ortografía es importante porque en la vida actual la imagen que los otros se forjan de cada uno se basa en nuestra expresión escrita. Usa en esta ocasión un argumento de analogía: la mala ortografía causa puede causar una impresión negativa, igual que ocurre con la persona que lleva una ropa sucia (argumento estético).
  • La buena ortografía es un indicador de un  mayor competencia en la comprensión y expresión de las ideas (argumento causa-efecto).
  • Las faltas de ortografía se corresponden con un pensamiento pobre y una persona más propensa a la manipulación (argumento causa efecto).

Tipo de texto

Nos encontramos con un texto expositivo-argumentativo que pertenece al ámbito periodístico, concretamente es una columna o artículo de opinión.

[Tipos de texto: enlace]

Estructura

El texto se divide en tres partes: introducción (párrafo 1), en la que introduce el tema; cuerpo argumentativo (párrafos 2 a 5), donde expone varios argumentos; y conclusión (párrafos 5 y 6), en el que expone la tesis y recalca la idea central. La última parte se detecta fácilmente, ya que aparece el conector «en definitiva».

La estructura es deductiva, pues la tesis (párrafo quinto) y las ideas más importantes aparecen en la parte final del texto.

Comentario de texto: rasgos lingüísticos y estilísticos

  • Abundancia de la modalidad enunciativa; ahora bien, en muchas de ellas lo que se emite es una opinión del autor.
  • Predomino de la función referencial (nos informa), pero sobre todo de la función expresiva, pues está casi continuamente expresando su opinión. A la vez, está presente la función apelativa, ya que quiere convencernos de sus opinión, y también la estética (como se observa en el uso de metáforas y otros recursos estilísticos que más abajo nombraremos).
  • Uso de sustantivos abstractos: «idea», «pensamiento», «corrección», «competencia», «argumentación», «seducción», «impresión», etc. Es habitual su presencia en los textos argumentativos.
  • Como también es típico en un artículo de opinión, predominio de las oraciones compuestas por subordinación (únicamente hay dos oraciones simples; una de ellas sirve para fijar la idea principal: «En definitiva, la ortografía es el indicio»).
  • Repetición varias veces de oraciones subordinadas adjetivas sustantivadas que comienzan por «quien»  (también llamada de relativo libre por la Nueva gramática de la RAE), lo que supone una impersonalización, es decir, se refiere a las personas en general que cometen faltas, pero sin nombrarlas de modo concreto o personal.
  • Uso de algunos recursos retóricos, especialmente de la metáfora: «la ortografía es el mercurio», «su memoria ha almacenado», «las faltas afloran», «no han enriquecido su pensamiento» y «paseamos por esa calle vestidos con nuestra ortografía y nuestra sintaxis», «brotaran (las ideas)».  También hay implícita una comparación: compara las faltas de ortografía con «lamparones en el traje».
  • Utilización de un registro formal estándar apto para que cualquier lector del periódico en el que publica. Hay algunas palabras culta, como «abolir», pero no impide que un lector medio pueda comprender perfectamente el texto.
  • El tono emocional usado es claro, tajante y reflexivo a la hora de expresar su opinión.

Mecanismos de cohesión en el texto

SECCIÓN: COMENTARIO DE TEXTO

Son numerosos. En el examen piden pocos, pero te ofreceremos varios:

  • Recurrencia léxica.  Se repite varias veces la palabra clave del texto, que es «ortografía» (aparece cinco veces). Asimismo, se repite tres veces una palabra estrechamente relacionada con la anterior: «faltas». Es significativo también que se repita en la misma oración, la primera, la palabra «problema», que se relaciona, obviamente, con la mala ortografía. Con esta también se relaciona la repetición del adjetivo «cuidadas»  y «cuidados» y «bueno» (con sus variantes de género y número).
  • La sinonimia entre «faltas» y «errores», o entre «palabras» y «vocablos».
  • Hay dos grandes campos léxico-asociativos (también llamados redes léxicas, isotopías, campos conceptuales), estrechamente relacionados entre sí: uno relacionado con la ortografía y otro relacionado con el pensamiento (buena ortografía es riqueza, mala ortografía supone pobreza mental). Al primero corresponden palabras como «palabras», «faltas», «relaciones gramaticales», «estructura gramatical», «sintaxis», «expresiones sintácticas», «vocabulario», «vocablo»; al segundo pertenecen palabras como «ideas», «concepto», «argumentación», «reflexión».
  • Pronombre personal átono con valor anáforico: «las» en la última oración del primer párrafo se refiere a algo dicho antes: «palabras exactas» y «relaciones gramaticales».
  • Otro ejemplo de anáfora textual: usa el pronombre demostrativo neutro «eso» al principio del tercer párrafo para referirse a lo dicho en el párrafo anterior.
  • Otra anáfora significativa es el uso del pronombre personal «ello», reforzado con el determinante «todo», en la última oración del texto. Se refiere a lo que ha dicho antes.
  • El adverbio «así» en la última oración del cuarto párrafo también hace referencia a lo ha dicho en la oración anterior.
  • Deixis temporal: «hoy en día».
  • La elipsis del sujeto también la utiliza varias veces: «sufre», «salimos», «ha incorporado» «disfrute», «mostramos», «escribimos». Gracias al contexto se puede deducir el sujeto de cada uno; curiosamente en los que están en singular el sujeto es «quien» y en los que está en plural es «nosotros».
  • Para terminar, señalamos un importante elemento de cohesión: los conectores discursivos. En el texto aparecen varios: los conectores de adición o sumativos  «y» (aparece dos veces como elemento extraoracional: inicia la tercera oración del tercer párrafo y la segunda oración del párrafo cuarto) , «también» y «además», el conector contraargumentativo «por el contrario» y el conector que indica conclusión situado en el penúltimo párrafo: «en definitiva».

Comentario de texto: Modalización 

La modalización, es decir, la presencia del autor en el texto, se hace patente en varias ocasiones, aunque a veces pretende la objetividad (un ejemplo es el uso de la pasiva refleja de la última oración del primer párrafo y el uso de la tercera persona en los tres primeros párrafos). Veamos varios ejemplos de esa modalización, que indica que el texto es subjetivo:

  • Aparición de la voz del autor en primera persona del plural de varios verbo («salimos», «paseamos», «mostramos», «escribimos», «redactamos»), en el uso del pronombre personal átono «nos» y en los determinantes «nuestra». Este uso se llama plural inclusivo: el autor incluye a los receptores o destinatarios y a la vez se incluye él mismo).
  • Empleo de léxico valorativo: adjetivos como «vocabulario pobre«, «deficiente expresión», «buenos libros y buenos periódicos», «buena ortografía «cuidadas lecturas y cuidadas reflexiones», «persona manipulable«; y de sustantivos como «lamparones» o «problema».
  • Uso de adjetivos valorativos antepuestos a los sustantivos para resaltar la cualidad: «buenos», «cuidadas» o «deficiente».
  • El uso de la afirmación en sus opiniones predomina a lo largo del texto; ahora bien, aparece la probabilidad es los dos últimos párrafos, que expresa, por ejemplo, con el verbo «se supone», «cabe suponer», el adverbio «probablemente» y adverbio de duda «tal vez».
  • Uso de elementos cuantificativos para ser más expresivo (y, en todo caso, mostrar su valoración): «ordena mejor sus ideas», «hoy en día salimos a la plaza más con la palabra escrita», «analizar con más competencia», «menor capacidad», «más manipulable», «casi», «solamente».
  • Uso de perífrasis verbales modales: «podrán abolir», «no pudieron recibir»
  • Utilización de recursos estilísticos. [Aquí valdría todo lo dicho sobre dichos recursos en el apartado sobre rasgos estilísticos].

Redactar la opinión personal

Respuesta libre.

Análisis sintáctico

Ver la solución aquí: «Quien escribe con corrección ha leído y ha incorporado a su pensamiento una estructura gramatical que le permite ordenar mejor sus ideas».

Análisis morfológico

  • almacenando: gerundio simple. Palabra derivada formada por la raíz o lexema «almacen-«, el morfema derivativo sufijo «a» (que a la vez coincide con la vocal temática) y la terminación de gerundio «-ndo». La palabra se ha formado partiendo de la base léxica «almacén», que origina una segunda: «almacenar».
  • lamparones: sustantivo común, concreto, individual, contable, masculino, plural. Es una palabra derivada formada por la raíz o lexema «lampar-«, el morfema derivativo sufijo «-on-» y el morfema flexivo que indica número «-es». La palabra parte de la base léxica «lámpara», que origina «lamparón».

Tema de Literatura española

Desarrollar el siguiente tema: «La novela de 1939 a 1975. Camilo José Cela. Miguel Delibes.»

TE PUEDE INTERESAR:

Práctica I, INICIO, EL TEXTO, SELECTIVIDAD, VOLVER ARRIBA

Examen de Selectividad Lengua práctica con texto argumentativo

SECCIÓN: TEXTO ARGUMENTATIVO, PRÁCTICA  PARA EXAMEN SELECTIVIDAD LENGUA

TEXTO

Hay quien considera que la pena capital no es efectiva, argumento mucho más peligroso de lo que, seguramente, muchos de sus defensores suponen. Porque si vamos a las cifras, entonces tendremos que abolir las leyes que castigan la violencia doméstica, ya que, según endurecemos la legislación, dicha violencia parece crecer.

Con frecuencia se arguye el ejemplo estadounidense, en donde la existencia de la pena de muerte coexiste con tasas de criminalidad relativamente altas, como paradigma de la inutilidad de esta. Pero el argumento carece de fuste: no sabemos cuáles serían las tasas de criminalidad de no existir dicha pena.

En cambio, en sentido contrario, cabría señalar el ejemplo de España, donde los delitos eran mucho menores mientras hubo pena de muerte, que tras su abolición. ¿El aumento de la delincuencia ha sido consecuencia únicamente de la abolición de la pena capital? De ninguna manera. Desde luego que no.

En 1975 había en las cárceles españolas poco más de 7.000 reclusos. Hoy, unos 80.000, con unas leyes más laxas; aplicando los mismos baremos que durante el franquismo, no sabemos cuál sería la población carcelaria, pero es fácil suponer que la cifra de presos se incrementaría notablemente. En todo caso, estamos hablando de una cantidad casi doce veces superior, un crecimiento del 1 200 %, cuando la población solo se ha incrementado en un 20%.

Desde luego, la partida fundamental que explica el aumento de reclusos en estas últimas décadas es el deterioro de la salud social; pero también, sin duda, la dureza de la ley incide, aunque no podamos averiguar en qué porcentaje. Con esto solo quiero significar que, con las cifras en la mano, puede argumentarse en los dos sentidos.

Autor: Fernando Paz, 2/4/2018 (adaptación)

ROJO: idea defendida por el contrario

VERDE: argumentos y posición del autor 

ESQUEMA DE IDEAS y ARGUMENTOS FUNDAMENTALES:

PÁRRAFO 1:

Se introduce el asunto: la pena de muerte

Idea de la posición contraria que rechaza el autor:  la pena de capital no es efectiva.

Contraargumenta el autor el anterior con argumento de causa-consecuencia basándose en cifras  (datos): Si endurecer la ley es malo porque aumenta la criminalidad, habría que derogar las leyes contra la violencia doméstica, pues leyes más duras incrementan la violencia.

PÁRRAFO 2: 

Argumento contrario basado en ejemplo e ineficacia: En EEUU la pena de muerte (la ley dura) no hace que baje la criminalidad, por tanto, la pena capital es inútil.

Contraargumento del autor: Es un falacia, pues es imposible saber las tasas de criminalidad si se suprimiera esta pena.

PÁRRAFO 3 y 4

Argumento del autor basándose en ejemplo español y datos (cifras) : la criminalidad en España ha aumentado enormemente desde que en 1975 se aboliera la pena de muerte.

PÁRRAFO 5:

Argumento del autor para defender su postura: en el aumento de reclusos influye el deterioro social, pero, sin duda, también la dureza de la ley, aunque sea incierto en qué porcentaje.

Conclusión: Con las cifras que tenemos se puede argumentar en uno u otro sentido: que la pena capital aumenta o disminuye la tasa de criminalidad.


PRÁCTICA PARA EXAMEN DE SELECTIVIDAD LENGUA      

Asunto (o tema general):

La pena de muerte.

Tesis, tema o idea central que defiende el autor:

No podemos saber, con las cifras actuales, si la abolición de la pena de muerte es beneficiosa o perjudicial.

Intención

Convencernos de que nadie puede asegurar el efecto beneficioso que puede tener la abolición de la  pena de muerte y refutar o poner en duda que sea una ley inútil.

Estructura del texto:

La estructura es tripartita: 1)introducción del asunto e idea que rechaza (párrafo 1); 2) cuerpo argumentativo en el que aporta las razones para defender su postura (párrafos 2, 3, 4 y primera oración del texto); y 3) conclusión: última oración  del párrafo 5.

Función del lenguaje:

Predomina la referencial (expone datos e ideas usando la modalidad enunciativa), pero también aparece la expresiva (pues muestra su opinión sobre el asunto) y la apelativa (desea convencer al receptor de su tesis).

Esquema organizativo de las ideas:

  1. Presentación del asunto: la pena de muerte.
    1. Algunos opinan que la pena capital debería suprimirse.
    2. El autor no está de acuerdo.
  2. Argumento de los que ven inútil la pena de muerte:
    1. No evita tasas altas de criminalidad en EEUU.
  3. Argumentos del autor:
    1. Imposibilidad de saber el efecto en la cifra de crímenes por la supresión de la pena capital.
    2. En España, la supresión de la pena de muerte no ha evitado la disminución de los reclusos, todo lo contrario
  4. Conclusión: es imposible asegurar,  con los datos que tenemos, que la supresión de la pena de muere supondría menos crímenes.

Resumen:

Muchas personas creen que la pena de muerte es una ley inútil, pues no disminuye la criminalidad donde sigue vigente. Sin embargo, el autor no está de acuerdo con esa postura,  pues las cifras demuestran que no disminuyen los delitos porque una legislación sea severa. Pone como ejemplo el caso español: desde que que se derogó la pena capital, el número de reclusos ha aumentado muchísimo. Por tanto, concluye que, con los datos que tenemos actualmente, no podemos saber si una ley menos dura tendría un efecto  beneficioso o perjudicial.

Tipo de texto: 

Es un artículo de opinión de carácter expositivo-argumentativo que pertenece al ámbito periodístico.

Rasgos lingüísticos y estilísticos:

  • Abundancia de sustantivos abstractos, muchos de ellos creador por derivación: «legislación», «inutilidad», «criminalidad», «crecimiento», «violencia», «dureza», «fundamental», etc.
  • Predominio de oraciones enunciativas que expresan hechos o ideas, pero también opiniones personales (de ahí la función emotiva). También hay una oración interrogativa que tiene una contestación contundente para expresar su opinión.
  • El autor, para conseguir mayor expresividad, coloca esa oración interrogativa en el párrafo 4 y, justo a continuación, él mismo responde con dos enunciados no oraciones (los únicos que hay): «De ninguna manera», «Desde luego que no». Son negaciones categóricas que recalcan la posición del autor.
  •  Como es habitual también en un texto argumentativo aparecen varias perífrasis modales («tendremos que abolir», «podamos averiguar», «puede argumentarse»); solo hay una perífrasis tempoaspectual: «estamos hablando».
  • Empleo de un registro formal, con uso abundante de oraciones compuestas ceñidas a las reglas gramaticales y con un léxico entre estándar y culto («laxa», «abolición», «derogación», «paradigma»). Ni la sintaxis en la que predomina el empleo de la subordinación (todas las oraciones tiene dos o más verbos, solo aparece una oración simple y dos oraciones nominales) ni el léxico impiden la comprensión perfecta de lo que nos quiere manifestar el autor.
  • Usa sinónimos para no tener que repetir palabras cercanas («pena capital» – «pena de muerte»; «presos» – «reclusos»; «tasas» – «cifras», «abolición»-«supresión», «crecimiento-aumento»).
  • Las palabras claves del texto coincide, por supuesto, con el asunto principal: es el sintagma «pena de muerte», que se repite dos veces y vertebra el texto, pues se repite con un sinónimo «pena capital», en una ocasión elude el complemento del nombre y solo  dice «pena» y también se refiere a ella con el hiperónimo «ley». Todas esas palabras y otras crean un campo léxico-asociativo: a las que acabamos de mencionar habría que sumar otras como «violencia», «criminalidad», «reclusos», «castigan», «delincuencia», «delitos», «cárceles», «población carcelaria», etc.
  • Otro campo léxico-asociativo es el que se relaciona con la argumentación: «argumento», «defensores», «arguye», «consecuencia».
  • Respecto al tono emocional, el autor se muestra rotundo y contundente: defiende su opinión de modo tajante a la vez que  reflexivo, usando varios ejemplos y, sobre todo, con esas negaciones categóricas que antes hemos mencionado y cierran el tercer párrafo.

Cohesión:

SECCIÓN: PRÁCTICA PARA EXAMEN SELECTIVIDAD LENGUA

  • «sus defensores»: el posesivo tiene un valor anáfórico, pues se refiere algo dicho antes «la pena capital no es efectiva».
  • «su abolición»: el posesivo tiene un valor anafórico: se refiere a «abolición de la pena de muerte». Recordemos que con las anáforas textuales se evita la repetición (sobre todo, cuando las palabras están cerca).
  • El uso del adjetivo «dicha» tiene también un carácter anafórico: en el primer párrafo se usa junto a «violencia» para no repetir el complemento del nombre («violencia doméstica»); en el segundo párrafo tiene el mismo fin al modificar «pena», pues evita repetir el complemento del nombre: «pena de muerte».
  • «violencia»: se repite dos veces cerca en la última oración del primer párrafo.
  • «esta» (última palabra de la primera oración del párrafo 2): tiene un valor anafórico, pues se refiere a «pena de muerte».
  • «donde»: valor anafórico,  es un adverbio relativo cuyo antecedente es «ejemplo estadounidense» en el segundo párrafo, y «el ejemplo español» en el tercer párrafo.
  • Repetición léxica: «pena de muerte», «argumento».
  • Deixis temporal: «en 1975», «estas últimas décadas», «hoy».
  • «esto»: valor anafórico, este pronombre demostrativo neutro se refiere a todo lo dicho anteriormente a lo largo del texto.
  • Los sinónimos y el hiperónimo citados antes, así como el campo léxico-asociativo dicho también en el otro apartado,  sirven también como mecanismos de cohesión.
  • En este texto contribuye también a la cohesión el contraste entre los párrafos segundo y tercero: en el primero se habla del «ejemplo estadounidense» y en el otro del «ejemplo español».
  •  Otro mecanismo importante son los conectores discursivos. Destacan los siguientes: «porque» (primer párrafo), que tiene un valor causal; «pero» (segundo párrafo), «en cambio» (en el tercero), que tienen valor contraargumentativo y otros como «desde luego» (indica afirmación), «también» (conector sumativo y a la vez afirmativo) y «en todo caso» (quinto párrafo), que indica posibilidad y tiene un valor entre condicional y concesivo. Sirven también como conectores intraoracionales o nexos que unen dentro de la misma oración los siguientes: «si» (valor condicional) y «ya que» (valor causal) en el primer párrafo; «mientras» y «cuando» (valor temporal) en el segundo y cuarto párrafo, respectivamente; «pero» (valor adversativo) aparece en el cuarto y quinto párrafo, y «aunque» (valor concesivo) en el último. La mayoría son los conectores habituales en una argumentación.

Modalización (o manifestación de la subjetividad):

SECCIÓN: PRÁCTICA PARA EXAMEN SELECTIVIDAD LENGUA

Hay varios ejemplos de rasgos lingüísticos que revelan la presencia del autor (es normal en una texto argumentativo subjetivo):

  • Léxico valorativo: «peligroso» (en el primer párrafo), «inutilidad» y «carece de fuste» (segundo párrafo),  «de ninguna manera» (tercer párrafo), «deterioro» (último párrafo).
  • Expresiones de certeza como la locución adverbial «sin duda» y el adverbio «únicamente» en el cuarto párrafo, así como de  probabilidad, que queda patente en la primera oración al usar el adverbio «seguramente».
  • Uso de la primera persona del plural inclusivo («tendremos que abolir», «sabemos», «estamos hablando») y, sobre todo, hay que resaltar el empleo de la primera persona del singular: «quiero» en la última oración del texto.
  • Utilización de elementos cuantificativos (muestran la presencia del emisor): «más peligroso», «muchos de sus defensores», «con frecuencia», «ninguna manera», «poco más», «una cantidad doce veces superior», «notablemente», «solo», «unicamente».
  • Uso de la negación categórica (comentado antes): «De ninguna manera. Desde luego que no».
  • El uso de las perífrasis modales (arriba mencionadas) y el uso del condicional («incrementaría», «serían», «cabría») también son recursos modalizadores.
  • Otra muestra de la modalización, es decir, de la presencia del autor, es el empleo de la modalidad enunciativa negativa para expresar lo que podría ocurrir si se cumplieran ciertas situaciones: «no sabemos cuáles serían las tasas de criminalidad», «no podemos averiguar en qué porcentaje».

Imagen que refleja las marcas de cohesión y de modalización

Exámenes selectividad lengua pena de muerte

SECCIÓN: PRÁCTICA PARA EXAMEN SELECTIVIDAD LENGUA

TE PUEDE INTERESAR:

INICIO, SELECTIVIDAD, EL TEXTO, CÓMO ARGUMENTAR, PRÁCTICA 2